Ideas básicas para decorar una cocina al estilo nórdico

Ideas para cocinas

El estilo nórdico es una de las formas de decoración de interiores que más se está llevando en los últimos años puesto que es capaz de aportar al hogar mucha iluminación natural, como también la posibilidad de crear un ambiente mucho más despejado y con una visión más relajada de todo el entorno en el que te encuentras. Si quieres que tu cocina luzca con una nueva vida, te vamos a dar estas ideas básicas para decorar una cocina al estilo nórdico que estamos seguros te encantarán.

Trucos para la decoración de tu cocina al estilo nórdico

La elección de los colores

La elección de los colores es algo primordial cuando vas a decorar tu cocina con este estilo tan moderno. Debes saber que la premisa que tienen los nórdicos a la hora de amueblar y de pintar toda su casa es que el blanco esté presente prácticamente en todos los elementos o al menos en la mayoría.

Tienes que pensar que en los países del Norte, a diferencia de los que vivimos en el Sur, las horas de luz son menos y por lo tanto, deben de aprovechar al máximo las posibilidades que tienen para que, con el mínimo de luz eléctrica se pueda disfrutar de una casa bien iluminada, por eso eligen como tonalidad el blanco, puesto que ayudará a que la luz se expanda por toda la cocina dando más luminosidad.

Por otro lado la elección de este color tiene otro punto fuerte, como los comentan los especialistas en decoración y hogar de TopHogar, que es el hecho de que contará con la ilusión óptica de que la cocina se verá más grande que en otros casos, por lo que es un punto a favor a disfrutar en esta estancia en la que pasarás gran parte del tiempo que estás en tu casa.

Formas sencillas en la cocina

Busca las formas geométricas más sencillas que puedas adquirir en tu tienda especializada de decoración. Debes de seleccionar aquellas que cuenten con un aspecto más natural, puesto que uno de los factores que determinan el estilo nórdico es la conexión entre el hogar y la naturaleza, uniendo ambos conceptos en una sintonía equilibrada.

Estilo minimalista pero con estilo

Seguro que has escuchado en más de una ocasión el estilo minimalista, pues el nórdico cuenta con muchas similitudes, sin embargo no es del todo igual puesto que el minimalista evitará cualquier objeto decorativo, algo que no se da en el nórdico. Para decorar una cocina con este estilo lo que tienes que buscar es un equilibrio, evitando llenar toda la estancia con elementos innecesarios o que puedan sobrecargar todas las superficies, tanto las paredes, como la encimera o la mesa que tengas instalada. Pero por otro lado, no querrá decir que lo dejes todo limpio, es decir, que no podrás dejarlo todo sin ninguna pieza por medio.

Contrastes de colores

Aunque al principio te hablamos de que uno de los colores base que debías de tener en tu cocina era el blanco, bien es cierto que deberás de buscar ciertos contrastes para darle un mejor aspecto a todo el conjunto, pudiendo crear, por ejemplo un espacio en el que el blanco y el negro o incluso los colores más naturales como el verde o el marrón puedan casar y combinar a la perfección, siendo el verde de las hojas de las plantas y el marrón el color de muebles de madera.

Elementos vivos

Es muy importante que puedas incluir en tu decoración al estilo nórdico de tu cocina elementos vivos como las plantas. Las plantas con hojas muy grandes y verdes como por ejemplo la costilla de Adán o incluso pequeños helechos le darán un toque de vida y también de estilo a toda la vivienda, consiguiendo que se vea más bonita y cuente con detalles que diferenciarán a otras cocinas. Aunque no se trate de un elemento vivo, existen creaciones que imitan un girasol, pudiendo ser también un objeto muy bonito.

Reutiliza y recicla

Seguro que has visto en más de una imagen de cómo decorar una cocina al estilo nórdico que usan elementos que han sido reutilizados o que, con un poco de manualidad han conseguido reciclarse para darle un uso totalmente nuevo. Esto es otro punto fuerte que debes de potenciar, puesto que, por ejemplo, con una botella de vino o de agua de cristal puedes crear un precioso jarrón. De la misma manera, una caja de frutas de madera puede convertirse y ser un lugar para colocar tus platos o incluso para las servilletas en el caso de que se trate de una caja más pequeña.

Son muchos los usos que le puedes dar a ciertos objetos, lo único que deberás de hacer es buscar por internet guías o páginas especializadas en los que te indiquen como darle ese toque nuevo a tu objeto y que se convierta en algo vintage muy valioso.

Compártelo en tu red social: