Decoración nórdica en blanco

Decoración nórdica en blanco

Como ya hemos comentado en numerosas ocasiones a lo largo de la página, el color blanco es quizá la base principal del estilo nórdico. Se busca que los espacios tengan mucha luz y que aprovechen al máximo cada rayo de luz, y para conseguirlo el color blanco es el mejor aliado. Por ello es normal ver, principalmente, las paredes de ese color, aunque los suelos también pueden estarlo, los muebles, etc.

Por supuesto se intenta crear contrastes y combinaciones con el color blanco que nos ayuden a huir de una monotonía que crearía frialdad y malas sensaciones. Para combinaciones se utilizan tonos neutros como el beige o el gris, aunque para contrastar se utilizan colores mucho más animados como el naranja, el amarillo, el azul o el verde. Estos colores vivos siempre se introducen en pequeñas pinceladas, en accesorios y complementos.

Y una vez analizadas las bases del uso del color blanco (y del color general) en los hogares escandinavos, en las siguientes líneas veremos una serie de imágenes de decoraciones nórdicas en blanco para mostrarte inspiración para tu propio interiorismo.

Color blanco combinado con madera

Decoración de color blanco y madera natural

La combinación del color blanco con los tonos naturales de la madera es otra de las claves de un estilo escandinavo, ya que es muy habitual ver esa preciosa alianza de colores. Los interiores nórdicos buscan un toque natural, y esta alianza de tonos crea sensaciones muy naturales, por lo que es perfecta.

Como vemos esta combinación se busca hasta en los mismos muebles, porque como vemos en la imagen superior tanto las sillas, la mesa o la cómoda combinan el tono blanco y el de la madera con acierto. El estilo de estas creaciones presenta un estilo dulce y delicado.

Contraste para crear espacios con personalidad

Alfombra blanca para un interior nórdico

Como decíamos anteriormente un espacio totalmente en blanco crearía un espacio demasiado frío e impersonal, pero para huir de ello se buscan siempre crear contrastes. En esta ocasión se ha logrado mediante un suelo negro que contraste con fuerza con el ambiente de blancura pura de paredes, techos y muebles.

Pero no se ha querido que la oscuridad del suelo le robara demasiada luminosidad al blanco, por lo que se ha buscado un complemento que creará contraste con el suelo y que le aportará un toque de luminosidad extra. La elección de esa alfombra blanca de grandes dimensiones es todo un acierto.

Cocina nórdica de muebles blancos

Cocina escandinava de muebles blancos

Los muebles blancos son elementos casi imprescindibles en una cocina nórdica. A ésta además se le ha dado un toque más moderno, por lo que se ha optado por muebles carentes de tiradores, de líneas rectas y limpias, y de diseño simple.

El detalle con personalidad de la cocina lo encontramos en la isla de cocina, que presenta una encimera de grandes dimensiones en madera natural. El contraste de los dos colores es fantástico. Aunque los electrodomésticos son en acero inoxidable, casi todos los elementos de la cocina (accesorios incluidos) son en blanco, por lo que se ha tenido que compensar su luminosidad con un suelo oscuro que cree un contraste con personalidad.

Contrastes de color para animar espacios

Cocina blanca con muebles y accesorios de colores

Y para terminar lo haremos con un ejemplo de cómo se crean contrastes con colores animados en un espacio para animar éste y romper la frialdad de los blancos. En esta ocasión los muebles, techos y gran parte de los complementos de la cocina son blancos, pero se ha conseguido darle un toque muy animado a ésta gracias al amarillo de los muebles y las decoraciones del papel pintado.

Compártelo en tu red social: